JEAN-FRANÇOIS PIGNON CON SUS CABALLOS EN LIBERTAD